Recientes

Tornillo lavador de material grueso (parte 1 de 2)

Me he encontrado 2 veces en la misma situación…. de cara a cara con un tornillo lavador de material grueso, un duelo de titanes, el vs yo. Para aquellos que no lo conocen un tornillo lavador (coarse material screw washer) no es más que un sin fin gigante. Veamoslo más de cerca:

Básicamente consiste en un tubo con aspas, apoyado en 2 puntos al cual se le da movimiento  con un motor eléctrico. Todo esto se entra en una caja y comienza la magia.

Gusano lavador
Fuente externa

 

Suena muy simple, lo sé, sin embargo construirlo fue todo un proceso de aprendizaje. Por eso en esta entrega te presentaré qué salió mal.

Miremos el tornillo lavador (o gusano como es mayormente conocido) en detalle.

Desafío 1: Tubo de longitud mayor al estandar.

La medida de longitud estándar de un tubo es tan solo de 20′ sin embargo los tornillos son de >24′. Pensarás, sencillo! Solo debo unir 2 pedazos con soldadura lo que nos lleva inmediatamente al desafío número 2.

 

Desafío número 2: Unión de los tubos.

Ya sabemos que los uniremos con soldadura, ya sabes el biselado que debes hacer y piensas estamos listo!!!. El error en esta ecuación fue muy básico: olvidarnos de que no son plumas  que va a lavar sino piedras hasta de 3/4″ de tamaño rozando constantemente encima del tubo. Obviamente lo primero que desgastará será la parte más débil y existen mucho tipos más de soldadura que la 7018 y la 6013. Aprendí a la mala que existe el Citodur o el citomangan y un sin número más de opciones. Admito también que la soldadura no era mi punto fuerte. Ojo al utilizar el Citodur, ya que no es mecanizable. Te comparto esta tabla que me ayudó bastante

 

Fuente externa

 

Desafío número 3: La inercia y el torque.

A las aspas del gusano se les coloca unos forros que pesan toneladas para que puedan resistir la fricción del material sin dañarlas y todo esto debe comenzar a girar. La inercia a vencer es alta y el torque al que se somete también.  Ya lo hemos debilitado al usar soldadura y ese será el primer punto de rotura. Si fuiste precavido y reforzaste la unión con un casquillo interior tus problemas serán mínimos, de lo contrario te pondré en mis oraciones para que trates de volver a soldar el tubo y que te quede derechito sin sacarlo de la caja.

Fuente externa

 

Desafío numero 4: Las chumaceras.

A simple vista ves dos punteras exactamente iguales. Las punteras son los puntos de apoyo del mecanismo donde se colocan las chumaceras.  Mides una de ellas y solicitas las 2 chumaceras sin notar que existen 1/8″de diferencia entre sus medidas. Y una vez más cuando pensabas que ya estabas listo es el momento de presionar a la persona que compra para corregir el error y para el colmo la medida es tan poco común que resulta difícil de encontrar.

Fuente externa

 

Pero ya tomando en cuenta todos estos puntos armas tu gusano y estas listo para trabajar! Comienzas a lavar material y todo parece funcionar en perfecta armonía… o no?

En la segunda edición de este artículo te explicaré qué pasó con el gusano aparentemente perfectamente construído.

 

Dejar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre Apellido

picLorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris ac venenatis enim. Sed euismod porta ipsum vitae iaculis. Integer sed ante quam. Nullam placerat purus eget erat sodales vulputate eget sed elit. Phasellus vel eros porta, pulvinar augue sit amet, porttitor erat. Morbi vitae bibendum orci, sed facilisis tellus. Nam id dapibus nulla. Mauris at rutrum erat. Donec nec magna ac arcu ultrices consequat. Nam massa orci, imperdiet vitae malesuada nec, pellentesque a metus. In varius eu nunc nec congue. Etiam rhoncus eget lorem non bibendum. Proin volutpat tellus a enim rutrum rutrum.